Cómo llegar a 10K suscriptores · Emailing

Qué es lo realmente importante en un email

· 20 agosto, 2018

Como te dije hace unos días, en el anterior artículo de esta serie, en el post de hoy quería hablarte de lo que de verdad importa cuando vas a escribir a tus suscriptores. Siempre que voy a escribir sobre algo, me gusta leer un poco sobre lo que ya está publicando en la red sobre el mismo tema, y en esta ocasión, no iba a ser distinto. Y ha sido un drama.

La mayoría de los artículos son, en el mejor de los casos un maremagnum de tópicos poco contrastados. El rey de todos estos clichés era: lo más importante es que tengas un asunto que anime a hacer click… 🤦🏻‍

Regístrate gratis Comienza a usar gratis nuestro servicio y disfruta de 2.000 emails al mes para siempre. No necesitas tarjeta de crédito.

En Acumba hemos mandado más de cinco mil millones de correos. En cifra: 5.000.000.000. Y después de ese periplo, para nosotros hay 5 puntos importantes a la hora de escribir un email:

  1. La base de datos.
  2. La entregabilidad.
  3. El copy del email.
  4. Que reciba lo que espera.
  5. Testear lo que mandas.

Y sí, el asunto es una de las partes del copy, pero sólo una de las piezas del puzzle. Ni la más importante, ni en el sentido que creen muchos. Pero no adelantemos acontecimientos, ¡y vamos por partes! 🙂

La base de datos

No nos cansamos de decirlo, así que lo diremos una vez más: No hay que comprar bases de datos. Es un pésima idea.

La gente que las compra (y sobretodo los jetas que las venden) dicen cualquier cosa para excusarse. Ya hemos escuchado de todo:

Esta BBDD no se ha usado nunca antes.
Esta lista está muy cuidada.
Sólo hay gente que le interesa el servicio y ha dado su consentimiento.
Tengo un primo que le ha funcionado muy bien comprarlas.
Etc…

¿Sabes que tienen todos estos motivos en común? Que son bullshit. Las BBDD son una castaña con las que sólo ganan los que las venden. Pero la cosa no acaba ahí. Además de conformar tu la lista con gente que haya dado su consentimiento, lo tienes que hacer de acuerdo a ley.

Hace poco se lanzó el nuevo reglamento general de protección de datos (en este enlace puedes puedes consultar el cumplimiento del GDPR) y todo el mundo hablaba de él, así que que no decaiga el ánimo.

Ah, y por último, pero no menos importante, el gran olvidado cuando hablamos de bases de datos: mantenerla saneada. Regularmente deberías filtrar tu lista y borrar aquellos que no lean nunca tus emails o que te estén dando bounces.

La entregabilidad

Otro de los básicos. Una vez que tenemos en nuestra BBDD las personas adecuadas, tenemos que asegurarnos de que reciban el mensaje. Cuando pienso en esto, se me viene siempre una anécdota de mi amigo Juan.

Un día se quejaba amargamente de que el tapicero pasaba casi todos los sábados a primera hora por debajo de su casa con su furgoneta, el altavoz y la flautita que sonaba antes de su speech de venta:

“El tapicero, en su propio domicilio. Se tapizan sillas, sillones, butacas, tresillos, mecedoras….”

Fíjate si en ese momento debía ser típico, que incluso Cruz y Raya le hicieron un sketch:


Juan le consideraba su archienemigo, porque cuando pasaba por su casa él y su cantinela solía haber trasnochado y estaba aún levantándose. Siempre se preguntaba si no tenía el hombre un mejor momento para pasar por allí… Pues claramente ¡no tenía un mejor momento para pasar!

Al pobre hombre, pasearse por Ciudad Real no sería lo que más le apetecería un sábado a primera hora. Pero era una forma cojonuda de asegurarse que el mensaje le llegaba a su target, que a esa hora los sábados solía estar en casa recogiendo o preparando la comida. Con el email tienes que asegurarte que el mensaje llega, y no te agobies que es mucho más fácil que pasearte en furgoneta atormentando al barrio 😀

Con configurar correctamente el DKIM y el SPF tendrás ya buena parte del trabajo hecho, así que ya sabes, ¡sin excusas!

El copy del email

Esta parte es importante, así que lo voy a dividir en 3 partes:

1. Remitente y asunto

Siguiendo la progresión, ahora que tenemos la gente adecuada a la que escribir y les ha llegado nuestro email, toca que lo abran. Y, ahí, los reyes del mambo son el remitente y el asunto.

El primero es fácil: pon un nombre con el que te reconozcan. Si este post te ha llegado por email, te lo habrá enviado Pablo de Acumbamail.

Con el nombre y la empresa nos aseguramos que unos reconozcan el remitente por que ya conocen a Pablo y otros por que ya conocen a la empresa.

El asunto es harina de otro costal y han corrido ríos de tinta al respecto.

Como consejos hay tantos como marketers, os voy a dejar aquí nuestras 5 recomendaciones para escribir el asunto de un email que deberías tener en mente siempre que redactes los tuyos.

2. El cuerpo del email

Sobre este punto también se ha escrito en infinidad de ocasiones. No te líes en exceso, con un puñado de consejos que te voy a dar aquí tendrás una base mejor que buena sobre la que trabajar:

Se concreto. Una vez que escribas tu email, reléelo varias veces y elimina todas las palabras o frases que no aportan nada al mensaje. Cuando leemos emails solemos ir de carrerilla así que tus lectores te lo agradecerán de corazón.

Se metódico. Todos los copywriter están de acuerdo en que para escribir tu mejor aliado es tener una fórmula; una estructura a la que ceñirse y que no te haga improvisar sobre la marcha.

Te dejo una de las fórmulas de copywriting más versátiles que hay, pero si no te gusta, no te obligues a usarla, que hay muchas más.

Enfócate a resultados. Mientras escribes el email ten en mente qué quieres conseguir exactamente con él. ¿Que vayan a una página? ¿Que te contesten? ¿Que rellenen una encuesta?

Sea lo que sea, es lo único que tienes que conseguir con tu email, céntrate en ello y deshecha lo demás.

3. El Call to Action

La última es una desconocida para súper importante: si has seguido el consejo anterior, tu email debería tener un único objetivo, y para garantizar lograrlo, tienes los Call to Action o Llamada a la Acción.

Sea lo que sea que pretendas, refuérzalo durante el email y sobretodo, al final. Ponlo fácil con botones si puedes, con preguntas directas a tu suscriptor o con cualquier otra llamada a la acción que cuadre en tu email.

Calma, que ya vamos a hablar de no spamear 😀

Que reciba lo que espera

Este es mi consejo favorito, y para mi, uno de los más importantes a la hora de escribir los emails. Si le pediste un email a alguien para, sólo, mandarle post de tu blog, no le machaques con emails de venta.

Ojo, que a veces también funciona al revés, y la persona solo quiere recibir ofertas y nada de post. Sea lo que sea que prometiste a tu suscriptor y que él espera, se coherente y envíale lo que quiere recibir. El email es un dato valioso y cuando lo damos no nos gusta sentirnos engañados.

El Spam no mola, así que no lo hagas.

Testear lo que mandas

Con este último punto dejamos atados los 5 aspectos que realmente importan en el email marketing, y te he dejado este de postre porque va de averiguar qué le importa a quien lee tu email. Toma metáfora circular y bonita 😀

Aquí vamos a hablar de los test A/B, que se usen en la disciplina que se usen, se refieren siempre a enfrentar 2 variantes de una misma cosa (en nuestro caso, un email) para ver cuál funciona mejor.

La única forma de ir mandando cada vez mejores emails es ir comprobando poco a poco qué quiere recibir nuestro suscriptor y cómo podemos conseguir mejor nuestros objetivos e email marketing. Y esto lo averiguamos preparando test A/B de todos los emails que vayamos mandando.

Ahora, como todo lo que realmente funciona en esta vida, no es tan fácil, y hay algunos errores que invalidan cualquier test que vayas a hacer. Sin embargo, te dejo una guía espectacular con los 4 errores que más se cometen al preparar los test y cómo evitarlos.

Ya sabes lo que realmente importa en un email

Si alguna vez te dicen que lo más importante en un email es poner un título súper llamativo que fuerce a la gente abrirlo, ya sabes dos cosas:

Ese consejero no es de fiar. Huye de sus “asesorías” como de la peste.

Tienes que enviarle este post, ¡está a tiempo de salvarse! 😀

Ahora fuera de broma, si sigues estos consejos de forma metódica, puedes estar seguro de que tus acciones de email marketing mejorarán por que estarás poniendo el dedo en la llaga, donde de verdad importa.

Así que nada más por hoy, salvo que, si no quieres perderte ninguno de estos post, te registres en el formulario de aquí abajo.

El próximo día hablaremos de cómo enfocarse en lo importante desde otro aspecto distinto, y te prometo que va a molar mucho.

¡Hasta dentro de dos semanas!