Cómo llegar a 10K suscriptores

Por qué no aceptamos spam en nuestras campañas de email marketing

· 9 julio, 2018

En el anterior post de nuestra serie “Cómo llegar a  10.000 suscriptores”, hablamos con algunos de los mayores expertos en email marketing y os recomendamos blogs interesantes dedicados a esta temática. En esta nueva entrega vamos a profundizar en uno de los consejos que, a nuestro juicio, es de los más importantes.

Con el envío masivo de emails, uno de los primeros términos que viene a la mente es el de Spam. Como usuarios, a nadie nos gusta recibir correos no deseados, y a nosotros, como plataforma, tampoco nos gusta enviarlos.

Pero, antes de meternos en las razones de por qué evitamos a toda costa a los clientes que mandan este tipo de correos, voy a contarte de dónde viene el término.

SPAM es una marca de carne enlatada de calidad, digamos, dudosa, muy popular en Estados Unidos. Pero, ¿cómo pasó a convertirse en el nombre que le damos al correo basura?

La culpa la tienen los geniales Monty Python y este sketch de un restaurante en el que todos los platos llevan esta carne:

A pesar del cómico origen del término, nosotros nos lo tomamos muy en serio. Cuando hablamos de email marketing, hay un pensamiento que suele ser recurrente: el email marketing es la herramienta usada por algunos usuarios para mandar spam y posibles estafas a personas cuya dirección de correo no han obtenido de manera legítima, sino con bases de datos compradas o incluso robadas.

Esta sospecha no solo es injusta, sino que también está bastante lejos de la verdad. O al menos en nuestro caso.

Puedes creernos o no, pero aquí van los argumentos por los que en Acumbamail no aceptamos clientes que vayan a mandar spam.

1.- No es ético

Es el motivo más obvio, pero también el más importante. Mandar spam a personas que no lo han solicitado es una práctica total y absolutamente falta de ética. Las plataformas de email marketing existimos para que las empresas puedan gestionar el correo transaccional o las comunicaciones que sus usuarios quieren recibir. Punto.

Los usuarios no quieren que una empresa, de la que no han oído hablar en su vida, les mande emails porque han comprado una base de datos a otra empresa en la que sí se dieron de alta. Los usuarios no quieren recibir publicidad incómoda y molesta para que tú, spammer, te ganes cuatro duros.

Y, por supuesto, los usuarios tampoco quieren recibir correos que puedan suponer phishing, suplantación de identidad, timos o cualquier otro tipo de estafa. Si eres un spammer y quieres emplear tu tiempo en engañar a la gente, tú sabrás lo que haces, pero no cuentes con nosotros.

2.- Perjudicaría a todos los clientes

Una de las características más sencillas de detectar por parte de un filtro de spam es la dirección IP desde la que procede un correo electrónico. Existen multitud de mecanismos mediante los que los receptores de correo analizan la reputación de una IP, como las listas negras o las estadísticas que posea el propio receptor (sobre todo en el caso de grandes proveedores como Gmail, Hotmail).

Esta reputación se crea a lo largo de mucho tiempo y es uno de los activos más valiosos de una plataforma de email marketing.

A medida que vaya aumentando el número de emails, si la plataforma detecta que se trata de emails válidos y en los que se puede confiar, le irá asignando calidad a dicha IP, con lo que las probabilidades de acabar en la carpeta de spam se reducirán. Si en Acumbamail nos dedicásemos a enviar spam, la calidad de nuestras IPs bajaría drásticamente, y eso perjudicaría a todos nuestros clientes. Créenos: es lo último que queremos.

3.- Detectamos el spam

Desde fuera puede parecer que las empresas que mandan spam son un auténtico ejército de expertos en ingeniería social capaces de saltarse cualquier barrera gracias a sus inmejorables habilidades técnicas. ¡Qué más quisieran! Créenos: las plataformas de email marketing tenemos muchas formas de detectar las bases de datos robadas o compradas, los usuarios sospechosos, las palabras que entrañan peligro…

A pesar de nuestros esfuerzos para evitar que salga un solo email que no deba de Acumbamail, alguna cosa se nos cuela, por lo que también analizamos automáticamente las campañas en tiempo real, para determinar que todo está yendo correctamente y detenemos las campañas que no están teniendo la interacción que deberían o están arrojando estadísticas muy negativas.

No somos infalibles, nadie lo es, pero tenemos experiencia de sobra a la hora de detectar si un usuario está enviando spam. Y en cuanto lo detectamos, lo bloqueamos.

4.- Nadie se hace millonario con el spam

A menudo se suele pensar que muchas plataformas de email marketing tienen su verdadero negocio en el spam. Te vamos a ser sinceros: renunciando al spam renunciamos a unas cantidades de negocio considerablemente altas, pero resumimos nuestra filosofía en una frase: ‘Spam para hoy, hambre para mañana’. Además, si te das una vuelta por nuestros precios verás que mandar emails a millones de usuarios es algo bastante barato.

En Acumbamail no vivimos de tener unos pocos clientes grandes, sino muchísimos clientes pequeños. A pesar de nuestro amor por los animales, nuestras presas preferidas estarían entre los ratones y los conejos.

Aunque fuésemos las peores personas del mundo y nos diese igual mandar spam, créenos, ni siquiera nos resultaría beneficioso mandarlo. Y cuando un cliente decide mandar spam, perjudica a los demás, así que no queremos ver a los spammers ni en pintura.

5.- Perjudica tus aperturas

Las plataformas de email marketing ofrecemos servicios que los usuarios individuales no tienen: control de los envíos, gestión de los emails, almacenamiento de las bases de datos, analítica de aperturas… Este último punto es muy importante: con nosotros puedes saber qué porcentaje de tus destinatarios ha abierto el email, y nos interesa que ese porcentaje sea lo más alto y efectivo posible. Si nos dedicásemos a enviar spam, el porcentaje de aperturas bajaría drásticamente. Y créenos, eso es lo último que queremos.

Si eres un cliente preocupado por el spam, esperamos haberte tranquilizado: en acumbamail no aceptamos spam. Y si eres un posible cliente que quiere usar nuestra plataforma para enviar publicidad agresiva o estafas… ahí tienes la puerta.

Por si te has quedado con ganas de saber más sobre el spam, puedes ver este video que hemos preparado acerca de cómo funcionan los filtros que detectan este tipo de envíos, y las mejores prácticas a llevar a cabo para intentar no caer en ellos:


Y hasta aquí nuestro tercer post, dentro de dos semanas podrás leer el siguiente, en el que te hablaré de otro factor que consideramos importante para llegar a conseguir nuestro reto.

Si te interesa saber cual es, suscríbete en el formulario de aquí debajo y en cuanto esté publicado te lo mandamos por email.  ¡Hasta entonces!