Email Marketing

Malas prácticas de conseguir emails para tu base de datos

· 11 mayo, 2015
email base de datos

Sabemos qué se puede hacer pero… ¿qué es lo que NO se debe hacer? Ya te hemos contado cómo conseguir emails para tu base de datos, sin embargo, sabemos que aún leyendo nuestro post con ideas para aumentar tu lista de email marketing legalmente te han quedado un montón de dudas que esperamos resolver hoy mismo con esta serie de malas prácticas ¡que no te recomendamos que practiques para tu estrategia de email marketing!

Internet es un mundo abierto y conseguir emails resulta de lo más fácil. Es más, existen hasta programas automáticos que rastrean la red buscando direcciones de correo electrónico que puedes ir almacenando para aumentar de forma continua y a gran escala tu base de datos. Sin embargo, esta y otras prácticas están penadas por la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal, la cual no hemos de tomárnosla a la ligera pues su incumplimiento puede llevarnos a multas de entre 601€ y 601.012€. (Más información en: Riesgos de incumplimientos y sanciones)

Ahora que sabemos las consecuencias, veremos algunas de las malas prácticas que se realizan en el sector y que debemos evitar, no solo con el objetivo de no ser sancionados económicamente sino porque nuestra imagen de marca se puede ver afectada de forma negativa:

Regístrate gratis Comienza a usar gratis nuestro servicio y disfruta de 2.000 emails al mes para siempre. No necesitas tarjeta de crédito.

Recopilar emails de Internet

No “coger emails de Internet” y añadirlos automáticamente a una lista automatizada de un newsletter. Si estás interesado en que determinada persona, bloguer o periodista reciba tus emails, escríbele un email personalizado y directo firmado por ti indicándole por qué crees que podría ser de su interés formar parte de tu lista de envíos y añádele el enlace al formulario correspondiente, para que si le interesa, se suscriba aceptando los términos y condiciones.

En caso de que hayas elegido bien a la persona y consigas enviarle un email cercano y realmente personalizado donde expliques el por qué de tu contacto, estoy segura de que no solo te servirá para conseguir un suscriptor a tu lista de newsletter sino también a un auténtico prescriptor de tu buen hacer.

Sin embargo, si llevas a cabo esta mala práctica de recopilar emails por Internet, te puedes encontrar con verdaderas críticas en la red hacia tu marca de personas con gran relevancia. Os dejo como ejemplo el post El abuso el email marketing y sus malas practicas de Isabel de Mamá, quiero ser blogger.

Comprar listas de emails

Aunque existen un sin fin de negocios dedicados a capturar y vender bases de datos con nombres, emails, teléfonos y otros datos personales, lo cierto es que entre su absoluta ilegalidad y fatídica efectividad, comprar estos datos puede ser más un problema que una solución para una empresa.

¿Y por qué son poco efectivos esos emails? Lo cierto es que usar una lista de emails que no has conseguido mediante un formulario donde los usuarios acepten la recepción nos lleva a que muchos nos marquen como spammers, además de que el contenido generalmente tendrá baja relevancia para ellos y que muchos de los emails de la lista serán inválidos.

Algo que también nos podemos encontrar es un spamtrap, es decir, una dirección de correo electrónica creada para identificar a aquellos que hagan malas prácticas y así bloquear su contenido.

Enviar emails a personas que no han aceptado el envío de publicidad

Concursos, sorteos, aplicaciones de Facebook, encuestas, formularios y otras formas de conseguir bases de datos no nos servirán de nada si la persona que se inscribe no acepta expresamente el uso de su email para el envío de información comercial o publicidad.

Es importante que a la hora de inscribirse obtengamos el doble opt-in por parte del usuario que consiste en que tras el paso de rellenar los campos necesarios de suscripción y aceptar las condiciones, el usuario confirme la solicitud haciendo clic sobre un email de confirmación que le llegará automáticamente.

Aunque esta doble confirmación nos puede llevar a que alguien se arrepienta y finalmente no acepte la inscripción, lo cierto es que las ventajas son múltiples: una base de datos más limpia, relevante y con menor tasa de rebote al confirmar que la dirección de correo es válida.

Trabajar con bases de datos no registradas legalmente

Tener una base de datos con doble opt-in no es suficiente. Todas las bases de datos que tengamos debemos de inscribirlas en el Registro General de Protección de Datos, algo que resulta totalmente gratuito y que nos permitirá cumplir este requisito de la ley. La finalidad es hacer posible el ejercicio de los derechos de información, acceso, rectificación, oposición y cancelación de datos regulados por la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal.

En definitiva, como bien dijo en su día el investigador médico Jonas Edward Salk: “La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho”. Y con esto esperamos haber resulto muchas de tus dudas legales sobre bases de datos para enviar newsletters. No obstante, si tu tienes otra formula mágica para conseguir emails y dudas de su legalidad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y trataremos de resolver tu pregunta. También es importante que tengáis en cuenta que todos estos requisitos legales son en función de la legislación española por lo que es probable que en otros países se aplique de otra forma que podéis compartir con nosotros a través de comentarios en este post.