Email Marketing

Checklist: qué repasar en un newsletter antes de enviarlo

· 30 mayo, 2016

En realidad da igual que sea nuestra primera vez o que tengamos una gran experiencia: cuando lanzamos una campaña de email marketing podemos cometer errores. Algunas veces esto ocurre por falta de experiencia y otras por todo lo contrario: ya tenemos experiencia de sobra, pero estamos en mil cosas y con las prisas podemos pasar por alto revisiones básicas de nuestros correos.

Pero hay un truco para que no se te escape nada, y ese truco es elaborar un checklist rápido para saber qué repasar en un newsletter antes de enviarlo, sea cual sea su objetivo. Así que en el post de hoy encontrarás una propuesta de checklist que no pretende ser la Biblia pero que te será de gran ayuda como lista de comprobaciones básicas a revisar en todos tus envíos de email marketing.

#1 – Texto del email

Nos gusta empezar por el contenido editorial porque es muy relevante. Algunas veces nos preocupamos más de la segmentación o la hora del envío que del propio texto, pero sin texto no hay comunicación así que es importante asegurarnos de que está todo bien. Deberemos revisar:

Regístrate gratis Comienza a usar gratis nuestro servicio y disfruta de 2.000 emails al mes para siempre. No necesitas tarjeta de crédito.

  • Que el contenido por defecto de la plantilla esté eliminado, editado o sustituido.
  • Revisión sintáctica del texto: todas las frases tienen sentido.
  • Revisión ortográfica en profundidad.
  • El texto está correctamente estructurado y no se abusa de párrafos largos.
  • El ratio imágenes-texto es coherente.
  • Mensaje fácil de comprender de un vistazo, es fácil de leer y de escanear visualmente.
  • El contenido es relevante para el destinatario y se “habla en su idioma”.
  • Titular claro y atractivo que deja claro el valor añadido o la propuesta de valor.
  • Evita términos que el receptor pueda interpretar como SPAM. 

#2 – Diseño e imágenes

checklist_1

Las imágenes que contiene un email también ocupan una parte importante en nuestro checklist para campañas de email marketing, porque resultan vitales también para el usuario. Deberemos revisar:

  • Las imágenes son pertinentes y están alineadas con el mensaje.
  • Nuestras fotografías y diseño se ajustan al look & feel corporativo, el estilo y tono de comunicación de nuestra marca.
  • No se abusa de imágenes innecesarias.
  • Se incorpora el atributo alt a todas las imágenes.
  • Los usuarios con las imágenes desactivadas siguen comprendiendo el mensaje.
  • Peso de la imagen lo más ligero posible (sin pérdida de calidad)
  • Formatos de imagen adecuados.

Somos conscientes de que no siempre es posible (por eso no lo incluimos en nuestro checklist), pero también es recomendable evitar las imágenes de stock. El impacto que tienen sobre el usuario es mucho menor que las fotografías propias, que suelen resultar más orgánicas, auténticas y cercanas.

Cuando necesitemos utilizar recursos de stock recomendamos huir de los más manidos. Hay algunas fotografías que son usadas por cientos de páginas webs, lo que puede contribuir a darle un cierto aire de spam a nuestro email.

#3 – Asunto y remitente

Tanto el uno como el otro resultan críticos a la hora de aumentar la tasa de apertura y la conversión. Hay que cuidar con mucho mimo estas variables. Deberemos revisar:

  • El remitente es siempre un correo corporativo
  • El remitente no es una cuenta impersonal del tipo info@dominio.tld, mejor lopez@dominio.tld
  • El titular es atractivo, incita a la apertura e incluye el beneficio o propuesta de valor.
  • El titular es consistente con el texto del mail y la oferta del mismo.
  • Se expresa lo más importante del mensaje en los primeros 40-45 caracteres del asunto.
  • No se emplean términos spam.
  • No se hacen falsas promesas, o dicho de otro modo, se evita el overpromise: las aperturas basadas en estas tácticas no convierten y frustran al usuario.
  • El asunto es sintáctica y ortográficamente correcto.
  • El texto está capitalizado de manera normal, nunca completamente en mayúsculas.
  • Haz tests A/B con variaciones del titular y quédate con los que mejor funcionan para tus receptores.

#4 – Usabilidad y accesibilidad 

Es imprescindible tener en cuenta que nuestros envíos sean por un lado accesibles (que funcionen en el apartado técnico) y que cumplan con los criterios básicos de usabilidad para asegurarnos de que el usuario interactúa de forma natural y sin frenos con el contenido. Deberemos revisar:

  • Que todos los enlaces del email funcionan y apuntan a las landing o URLs correctas.
  • Que se están trackeando los enlaces para su posterior análisis.
  • Las imágenes enlazadas lo hacen de modo correcto y se eliminan los enlaces superfluos.
  • Los enlaces se identifican sin dificultad.
  • El contraste de los elementos de conversión como botones CTA es suficiente (en forma y/o color).
  • Las llamadas a la acción son inequívocas.
  • Las tareas del usuario se aprecian sin dificultad.
  • Si utilizas personalizaciones dinámicas como nombres o empresas, verifica que funcionan de manera correcta.
  • Las landing a las que dirigimos están alineadas con el mensaje de la campaña.
  • Los formularios y otras vías de conversión dispuestos en las landings funcionan de manera correcta y son óptimos.
  • El email se adapta a la visualización en dispositivos móviles.
  • Se incluye un enlace para ver en navegador.

#5 – Elementos básicos

En este epígrafe nos referiremos a esos importantes elementos que no pueden faltar bajo ningún concepto. Deberemos revisar:

  • Se informa al usuario, por ejemplo en el footer, del motivo y la vía por la que está suscrito y es miembro de nuestra base de datos.
  • Se ofrece un enlace para la baja de la lista de correo.
  • Medios de contacto actualizados y funcionales (correo, dirección postal, teléfono…)
  • Elementos sociales para compartir el contenido del email.

#6 – Segmentación

checklist_2

No podríamos cerrar este checklist sin tocar una de las claves que hacen que los newsletters funcionen o no: la segmentación. En este sentido, deberemos revisar:

  • Que estamos enviando el newsletter a la lista correcta.
  • Que nuestras listas están actualizadas en cuanto a altas y bajas.
  • Que no se está sobreimpactando a una determinada lista.

Y para acabar, algunos consejos extra:

  • Procura no enviar la campaña inmediatamente, siempre es recomendable programarla.
  • Haz siempre un envío de test a algunas personas de la propia empresa para que comprueben que está todo OK.
  • Prueba los emails en móvil, desktop y en diferentes clientes de correo
  • Testea, testea, testea…
  • Analiza los reportes y aplica las conclusiones extraídas a los próximos envíos.
  • Sigue testeando.

Esperamos que con este checklist puedas ser todavía más eficiente en tus campañas de email marketing y que no te cueste nada repasar tu newsletter antes de enviarlo.

Imágenes | Fotolia.