Email marketing · Emailing

Buenas prácticas de email marketing en el sector juguetes

· 26 julio, 2016

Siguiendo el tema ya iniciado sobre buenas prácticas de email marketing, hoy compartimos contigo algunas del sector juguetes. Enviar un email del sector de juguetes tiene varias claves pero, sin duda, la más importante es la segmentación. No hablamos de segmentar por dispositivo o historial de pedidos, sino de la principal segmentación dentro de este tipo de producto: los niños.

Si la semana pasada compartimos contigo buenas prácticas de email marketing a través de 3 marcas, hoy vamos a destacar cuáles son esas buenas prácticas y a repasar quién las implementa.

Segmentación por edades

Uno de los datos clave a la hora de darse de alta en los boletines es la edad del público de interés. Si se trata de unos padres que quieren comprarle un regalo a su hijo, es muy importante pedirles qué edad tienen sus hijos en el proceso de suscripción. Esto es algo similar a lo que hace Animalear en su proceso de alta. En él nos preguntan, entre otros datos, qué tipo de mascota tenemos, su sexo, su raza o su peso aproximado.

Regístrate gratis Comienza a usar gratis nuestro servicio y disfruta de 2.000 emails al mes para siempre. No necesitas tarjeta de crédito.

juguetes_1

Estos datos no se nos piden de forma gratuita, sino que se ofrecen a cambio de un incentivo:

juguetes_2

De este modo, el usuario obtiene un beneficio a cambio de dar esos datos. También hay tiendas que ofrecen ese descuento sin pedir datos extra a cambio, pero no vamos a desperdiciar esa oportunidad, ¿no?

juguetes_3

Incluso hay quien te ofrece ese descuento a posteriori y por sorpresa, como por ejemplo hace Toys’R’Us:

juguetes_4

 

Igual que Animalear, podemos plantear algo parecido en el alta del boletín de una tienda de juguetes, preguntando cosas como:

  • ¿Tiene hijos?
  • Si contesta que sí, ¿cuántos?
  • En función del número de hijos, le enseñamos las casillas de las edades de cada uno de ellos para que las rellene
  • Y el sexo de cada niño

Con esos 4 datos, tenemos suficiente para una segmentación efectiva. Por ejemplo, si se trata de un niño de 3 años y medio, podemos incluirle en el grupo de niños a los que les gustan cosas como:

  • Puzzles
  • Dinosaurios
  • Trenes
  • Coches
  • Algunos de los dibujos que den para esa franja de edad en televisión: Patrulla Canina, PJ Masks…
  • Algunas de las películas para esa edad: juguetes de la película Mascotas, por ejemplo
  • Y de otras películas que les suelen gustar a todos los niños: Toy Story, Frozen, Cars…

La edad, un dato que evoluciona

Lo bueno de tener el dato de la edad es que podemos evolucionarlo, ya que dentro de un año y medio sabemos que el niño tendrá 5 años. Así, podremos cambiarlo de lista de correo y enviarle a sus padres el newsletter de otro tipo de juguetes.

De ti depende el uso de algunos referentes a la hora de captar esos datos, como por ejemplo hace Smyths:

juguetes_5

Uso de fotos con niños y copywriting dirigido a padres

Si sabemos que nuestro cliente tiene un hijo de entre 0 y 3 años, podemos incluir imágenes aspiracionales de unos padres jugando con un niño de esa edad. También son efectivas las frases que ayuden a los padres a identificarse con esos productos que están viendo: “Es tiempo de descubrir el mundo juntos”, “Los primeros pasos de tu pequeño”, etc.

Cumpleaños

Una de las fechas clave para este sector, además de Navidad, es el cumpleaños de los peques. Si sabemos su fecha de nacimiento, podemos saber cuándo se aproxima su cumpleaños.

Sería normal que nuestro cliente se hubiera registrado en varias webs del sector y que todas le hubieran pedido la misma información. Por lo que, el día del cumpleaños de su hijo, puede que reciba varios newsletters con distintas ofertas o sugerencias de compra.

Pero, pensemos outside the box. ¿Un padre va a comprarle el regalo a su hijo por Internet el mismo día del cumpleaños? Seguramente no, a menos que tenga una cuenta en Amazon Prime. Por lo que deberíamos enviarle dicha sugerencia mucho antes, por ejemplo, una semana o dos antes. Y además con un asunto con el que empatice: “Pronto [nombre del niño] se hará mayor, celébralo con él con estas sugerencias”.

Algo muy efectivo es acompañar este tipo de email con un descuento.

Campaña de Navidad

La campaña de Navidad no comienza en diciembre: calienta motores desde el mes de septiembre, es decir, desde la vuelta al cole. Así que es una buena idea ir enviando sugerencias a tu base de datos ya a partir de esa fecha. Ésta es una de las buenas prácticas de email marketing clave en el sector juguetes.

Si tenemos datos de segmentación, podemos enviarles sugerencias adecuadas. Y si no los tenemos, podemos enviarles los súper ventas o los juguetes que son (o serán) tendencia en Navidad.

Por ejemplo, en diciembre de 2016, Disney estrenará Rogue One, de Star Wars, por lo que sabemos que los juguetes de La Guerra de las Galaxias estarán de moda sí o sí. Del mismo modo en que se vendieron miles de juguetes BB-8 cuando se estrenó El Despertar de la Fuerza, pasará lo mismo en diciembre, por lo que no está de más alertar a los padres con tiempo.

Lo mismo podemos hacer con las campañas del fin de semana prenavideño loco (Black Friday + Cyber Monday).

Emojis en los subjects, creatividad y GIFs animados

Para finalizar estas buenas prácticas de email marketing, no podemos olvidar el tono distendido típico de los envíos de emails del sector juguetes. Este punto de cachondeo puede reflejarse en los asuntos y también en los textos de los newsletters. En este sector está más permitido que en otros el uso de emojis en los subjects, GIFs animados en los cuerpos de los emails y el uso de guiños creativos.

Esto último es lo que hace la juguetería online DeMartina para anunciar que temporalmente del email marketing se está encargando el becario:

juguetes_6

Anímate a implementar estas buenas prácticas de email marketing del sector juguetes y verás resultados en poco tiempo. ¡Ah! Y no te olvides de contarnos cómo te va en los comentarios.

Imágenes | Las imágenes pertenecen a cada uno de los ejemplos referenciados.
Foto de cabecera | Fotolia.