Cómo llegar a 10K suscriptores

Bootstrapping. Cómo hacer que tu empresa crezca sin derrochar.

· 20 noviembre, 2018

El mundo del marketing digital está lleno de palabras robadas del inglés: Emailing, funnels, copywritting, SEO… ¡Un no parar! Por supuesto, el mundo de los negocios, tampoco defrauda con joyas como KPIs, B2B, SaaS, fees, benchmarking

Otra pila, de palabros que tampoco se queda corta. Sin embargo, en Acumbamail, de todos estos términos que hay, si hay uno que nos encanta es este a mitad de camino entre negocio y el marketing:

Bootstrapping. ¿Qué es? ¿de qué va este término?

Tirando de wikipedia para definirlo, podríamos decir que el Bootstrapping consiste en empezar un negocio sin prácticamente recursos. Emprender sin un duro, hablando en plata.

Regístrate gratis Comienza a usar gratis nuestro servicio y disfruta de 2.000 emails al mes para siempre. No necesitas tarjeta de crédito.

Nosotros, cuando empezamos llevamos esto a última instancia, y empezamos Acumbamail con sólo 3.500€. Empezar en un garaje a lo Google, sacar un producto que la gente use de la nada, no depender de inversores… ¿Suena bien, verdad? Cómo alguien que ha pasado por ahí, créeme cuando te digo esto:

Aunque suene muy romántico, es jorobado. Muy jorobado. Para que no quede duda: de verdad que es muy jorobado, jaja.

Por otro lado, también tiene algunas ventajas:

  • 1. Aprendes a cuidar cada euro que gastas para que no se vaya en nada que no sea importante.
  • 2. Aprendes también a analizar como retorna cada uno de estos euros que gastas; y acostumbrarse a hacer todo este análisis te vendrá genial cuando si tengas pasta.
  • 3. El refranero español es muy sabio “y el hambre agudiza el ingenio”. Cuando no hay mucho en la cuenta se te ocurren formas originales de hacer marketing sin arruinarte.

Si el romanticismo vuelve a atacar, deja que te haga un disclaimer: ¡es muy jorobado! ¿Te lo había dicho? 😂

¿Qué hace especialmente duro el bootstrapping?

En primer lugar, cuando empiezas un proyecto así, casi siempre tienes que trabajar desde tu casa, la casa de un amigo o una “oficina” terriblemente chunga en un mal sitio.

Nada de garajes… suena muy bien, ¿pero quien tiene uno en España para montar una oficina? Eso es cosa de los yankees, jaja.

En segundo lugar, como te tienes que financiar de alguna manera, necesitas vender desde el día uno. Esta orientación a cliente es cojonuda cuando la conviertes en el día a día de tu negocio, pero no tener un poco de margen al principio para probar, iterar y no tener una espada de Damocles sobre tu cabeza, no mola nada.

En tercer lugar, como no hay casi dinero en caja, puedes ir olvidándote de cobrar (o de cobrar algo en condiciones al menos) cuando empiezas. El dinero es para cosas más importantes que tu alimentación, así que en estos casos necesitas tener algunos ahorrillos y muy pocos gastos.

En cuarto y último lugar, olvídate de subcontratar tareas a freelance, hacer publicidad, gastar dinero en FB o Google o nada que se le parezca ni remotamente. El marketing se vuelve una cosa muy cuesta arriba.

¿No se puede hacer marketing cuando bootstrapeas?

Ahora que lo he dibujado todo lo crudo que he podido, déjame que me explaye en los beneficios que te pongo arriba. Sobretodo en el área del marketing. Cuando empiezas con un negocio con este planteamiento, el marketing tiene que tener o un retorno absolutamente inmediato, unos gastos mínimos o una combinación de ambas.

Eso te deja prácticamente tres alternativas:

  • Intentar TÚ (no tienes un duro, nada de subcontratar) posicionar términos con poquita competencia y que te puedan traer negocio en los primeros puestos en google.
  • Intentar TÚ (no hay pasta una vez más 😔) hacer speech de venta y ser tú mejor y único comercial. Llamar a muchas puertas y conseguir tus primeros clientes.
  • Intentar TÚ montar un sistema de email marketing que funcione en piloto semiautomático. La herramienta te ayudará a llamar a muchas puertas y conseguir también clientes.

Te hago un spoiler: si apuestas (por decisión propia o por necesidad) por el bootstrapping, seguramente tengas que optar por las tres.

Nosotros lo hicimos. Y tenemos una favorita de las tres. En el próximo post, vamos a hablar más de nuestra favorita. La herramienta de bootstrapping definitiva.

¿Sospechas cuál es? Te lo cuento en el próximo post 😀

Suscríbete en el formulario de debajo y te lo mandamos por email en cuanto esté publicado.