¿Qué es el marketing experiencial?

¿Qué es el marketing experiencial?

Lo de marketing experiencial suena a algo realmente complicado, ¿verdad? Pues en realidad no lo es tanto. En este post te contamos qué es, para qué sirve y te damos algunos ejemplos.

¿Qué es el marketing experiencial?

El marketing experiencial consiste en una serie de acciones de marketing que se basan en despertar en el cliente sensaciones relacionadas con el producto y la compañía. Podríamos decir que, en lugar de centrarse en el producto, lo hace en el cliente a un nivel emocional.

Estas técnicas y estrategias buscan crear o reforzar un vínculo entre la marca/producto y el consumidor. En contraposición, la mayoría de las acciones de marketing y publicidad intentan comunicar los beneficios de un producto de manera más o menos persuasiva.

Para que el marketing experiencial funcione y el usuario desarrolle esos sentimientos, pueden utilizarse multitud de tácticas: desde una prueba individual a complejas acciones de guerrilla. Lo más importante es la creatividad y la empatía para crear una experiencia memorable.

¿Quién puede usar el marketing experiencial?

En realidad cualquier marca podría implementar este tipo de acciones. Es cierto que, por lo general, asociamos esta estrategia a marcas que estén muy asentadas en el mercado o que tengan grandes presupuestos.

Las marcas referentes con largas trayectorias tienen mucho ganado porque están en el imaginario colectivo y con sólo citarlas se produce una evocación en su público. Un buen ejemplo sería un cacao en polvo que lleve en el mercado 40 años. Casi cualquier acción de marketing experiencial relacionada con el aroma del producto sería un éxito. Su público lo conoce y sabe cómo le hace sentir.

Cuando no se cuenta con esa consolidación en el mercado, hay 2 soluciones: tirar de presupuesto o de creatividad. Está claro que con dinero es más fácil impactar, pero no subestimes el poder de la creatividad.

Características del marketing experiencial

Hay algunas características básicas que tiene toda campaña, por ejemplo:

  • Estar centradas en lo que el producto aporta al cliente, no en las características técnicas del mismo.
  • Tener una aproximación cercana al usuario.
  • Empatizar para activar las motivaciones de compra mediante sensaciones físicas (y emociones relacionadas)

Cumpliendo con estas 3 características, hace falta aplicar una más: el marketing experiencial es creativo y trata de explotar la psicología y el imaginario colectivo en el cliente.

Beneficios del marketing experiencial

Lo cierto es que son muchos y variados, realizar este tipo de acciones te reportará:

  • Notoriedad: suelen ser acciones que tienen un recorrido más allá del simple evento. Son susceptibles de correr por las redes sociales o blogs. Si haces el suficiente ruido, incluso puedes salir en medios tradicionales.
  • Brand awareness: tu marca ganará peso, será más visible y llegará al público objetivo de una manera diferente.
  • Potenciar las ventas: de manera directa o indirecta, siempre es una forma de estimular el mercado.
  • Captar y fidelizar: cuando se crea un vínculo con el cliente, se genera al mismo tiempo una relación de confianza. Con ello, la venta comienza a ser un proceso mas emocional que racional. 

Ejemplos de marketing experiencial

Debemos decir, antes que nada, que el marketing experiencial no sólo se realiza mediante campañas puntuales. Hay acciones permanentes que envuelven la compra y crean emociones en el usuario.

Un gran ejemplo de esto es Starbucks, una empresa en la que todas las cafeterías cuidan desde el mobiliario o la iluminación al olor de sus establecimientos. Así consiguen que el cliente sienta la “experiencia Starbucks” desde que entra por la puerta.

Dicho esto, vamos a ver un par de ejemplos bastante chulos de acciones experienciales de marketing.

#1 – Guinness y su jet privado

Imagina que estás en un pub con tus amigos y te aborda este comandante y sus azafatas. Sólo por pedir una pinta de Guinness puedes ganar un viaje en jet privado a Dublín para 4 personas, además de cientos de premios pequeños.

Es un muy buen ejemplo desarrollado por la agencia TRO especializada en este tipo de marketing. Lo tiene prácticamente todo. Aborda al usuario en el ámbito de consumo del producto, con el estado de ánimo perfecto ya que es un producto asociado al ocio. Y en cuanto a lo memorable… todos los grupos de amigos tienen historias que se repiten durante los años.

#2 – Salta con Adidas

Es sencillo: ve a la tienda de oficial, da un salto equiparable a los de los jugadores de baloncesto de élite y te llevas unas zapatillas.

Otro gran ejemplo. En este caso es Adidas la que cuenta además con la prescripción de un jugador de la NBA (Derrick Rose) para potenciar el tirón de una acción que rebosa branding y experiencialidad por los cuatro costados. Desde luego, es una acción que genera una huella en el público (sólo fíjate en las caras de la gente).

Aunque los ejemplos que hemos puesto son ambos de marketing bastante tradicional, todo esto está englobado en una estrategia general. Imagina cómo han estimulado estas acciones el marketing online de ambas empresas (social media, captación de leads, enlaces beneficiosos para el SEO…).

¿Te animas a probar el marketing experiencial? Sólo hace falta creatividad, ¡toda la que tengas!

Imágenes | Fotolia.

Los usuarios que leyeron este post, también visitaron:

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *