Encuentra la frecuencia ideal para tus campañas

Al comenzar a usar una plataforma de email marketing y acostumbrados a los altos precios que presentan el resto de alternativas de marketing, es fácil caer en la tentación y saturar a nuestros clientes con decenas de emails.

Lo más recomendable al comenzar la relación con nuestros clientes, es hacerlo de forma paulatina y analizando los resultados de cada envío. Ahora bien, una vez que hemos pasado la fase inicial, como se si estoy en la frecuencia ideal de envío, ¿podría aumentar mis beneficios incrementando la frecuencia de envío o incluso disminuyéndola?

problema_alta_frecuenciabaja_frecuencia

Un aumento en la frecuencia de nuestros envíos nos puede dar grandes resultados, pero también puede saturar a nuestros suscriptores y terminar con el trabajo realizado durante meses. Por contra, disminuir esta frecuencia puede tirar al traste nuestra relación con el cliente y hacerle perder el interés en nuestros envíos.

¿Qué es la frecuencia límite?

El primer paso en la búsqueda de la frecuencia ideal de envíos sería definir el número máximo de campañas que puedes enviar aportando novedades y manteniendo la atención de tus suscriptores, a esta frecuencia la denominamos frecuencia límite. Nos debe quedar claro que nuestra frecuencia ideal, estará siempre por debajo de la frecuencia límite.

Ya tengo definida mi frecuencia límite, ¿cómo encuentro mi frecuencia ideal?

El mejor método para encontrar la frecuencia ideal de envío, consiste en ir haciendo pequeñas variaciones en nuestra frecuencia actual analizando las variaciones de los resultados. Es muy importante que esas variaciones no sean bruscas, no podemos pasar de un envío semanal a uno diarío, lo ideal en este caso sería pasar a uno bisemanal y analizar durante al menos un mes los nuevos resultados.

En en análisis de estos resultados hay que tener en cuenta que una disminución de aperturas, no sería un factor determinante para saber si estamos alejándonos de nuestra frecuencia ideal. Como muestra, este ejemplo: Estoy suscrito a un blog que manda una receta de “Comida en 10 minutos” una vez a la semana, no lo suelo abrir, exceptuando el día que no se me ocurre nada para hacer de comida. Si este blog aumentara su frecuencia a 2 envíos semanales, posiblemente disminuyese mi tasa de apertura, ya que generalmente seguiría sin abrirlo, pero ni se me pasaría por la cabeza darme de baja, ya que, cuando no supiera que comida hacer, tendría en mi email dos opciones por semana. Podríamos concluir, que en este caso sería positivo un incremento en la frecuencia.

El que si sería un buen factor para medir si vamos en el buen camino, sería que se mantenga o incluso disminuya el número promedio de bajas, o por supuesto otros factores significativos como el aumento del promedio de aperturas o el incremento de los beneficios por campaña.

Ya he encontrado mi frecuencia ideal, ¿será siempre la misma?

Posiblemente sí, pero siempre y cuando seas capaz de seguir aportando novedades y manteniendo el interés en cada uno de tus emails. Recuerda que la frecuencia ideal, siempre estará por debajo de la capacidad que tengas de aportar novedades, lo que determina tu frecuencia límite, por lo que si esta baja, también lo hará tu frecuencia ideal.

Por último, ¿mando mi campaña siempre el mismo día de la semana o del mes?

Es muy importante establecer una rutina para afianzar la relación con nuestros clientes, pero ¿esa relación debe llegar hasta el punto de mandar siempre la campaña el mismo día y a la misma hora? En la mayoría de los casos, la respuesta es sí.

Vamos a relatar otro ejemplo: Estoy suscrito a una web de viajes que envía planes de ocio para el fin de semana, los envía siempre los miércoles por la mañana. Con esta rutina han conseguido que yo haya memorizado que día y a qué hora lo mandan, por lo que muchos viernes cuando pienso en que hacer el fin de semana, busco en mi bandeja de entrada y abro el mail (que la mayoría de veces no había abierto en su día) para ver que ofertas proponen esta semana.

Destacar que, en determinadas ocasiones, presenta resultados muy positivos saltarse esa rutina, siempre y cuando sea para ofrecer algo distinto a lo habitual. Si rompes la rutina para ofrecer lo mismo de siempre, no lograrás sorprender a sus suscriptores.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *