Cómo montar una tienda online (1)

¿Se te ha despertado el gusanillo de emprender? Antes de hacerlo, toma nota de todos los pasos necesarios para montar una tienda online. ¡Es fácil si sabes cómo!

Con el post de hoy damos inicio a una serie de 3 posts en la que te explicaremos cómo montar una tienda online.

Hoy en día, la tecnología nos lo pone muy fácil para iniciar cualquier negocio en Internet con poca inversión. No obstante, es necesario tener un plan de acción previo que nos indique el camino.

¿Qué necesitas hacer o saber antes de montar una tienda online? En el post de hoy te explicaremos cuáles son los pasos previos a crear propiamente la tienda.

Investigación básica de mercado

Es estupendo que quieras emprender un nuevo negocio, pero no emprendas a ciegas. Antes de escoger en qué sector te metes, tienes que conocer mínimamente el mercado. De lo contrario no podrás garantizar que existe una oportunidad allí.

No hace falta que inviertas grandes cantidades ni que te embarques en una investigación de mercado de grandes dimensiones. Por el contrario, es posible detectar oportunidades realizando una investigación básica que te permita conocer algunas variables clave.

¿En qué consiste la investigación básica del mercado?

#1 – Define tu negocio

Lo primero es saber a qué te vas a dedicar. ¿Qué es lo que quieres vender? ¿Es un producto o es un servicio?

Lo segundo es que te hagas (y respondas a) las siguientes preguntas:

  • ¿A qué público te diriges?
  • ¿Cuál es tu propuesta de valor?
  • ¿Qué beneficios presenta tu producto o servicio?
  • ¿En qué consiste tu ventaja competitiva?
  • ¿Quiénes son tus competidores?

Por lo tanto, el primer paso a la hora de montar una tienda online es definir tu negocio a grandes trazos. No hace falta que entres en detalles. Sin embargo tienes que saber, como mínimo, qué quieres vender, a quién y por qué consideras que puedes tener éxito.

#2 – Coteja el mercado

Una vez ya tengas claras las preguntas y respuestas que hacen referencia a lo que tú ofreces, es el momento de prestarle atención al entorno. ¿Cómo es ese mercado en el que quieres entrar?

En este punto has de responderte a las siguientes preguntas:

  • ¿Está maduro el mercado o está floreciendo?
  • ¿Es el momento óptimo para introducirte en este mercado?
  • ¿Qué barreras de entrada tiene?
  • ¿Qué barreras de salida tiene?
  • ¿Cuál es el volumen real de tu público o segmento?
  • ¿Existe la posibilidad real de ofrecer una propuesta de valor diferenciadora?
  • ¿Cuál es el número exacto de competidores directos?
  • ¿Es un negocio con posibilidades de expansión internacional?

Busca información fiable, no te quedes sólo con tu intuición o con lo que se diga en Internet. Acude a instituciones oficiales en busca de informes y estudios de mercado que te dejen claras las variables macroeconómicas y microeconómicas relacionadas con tu sector de actividad.

Busca en webs de ministerios, de gobiernos autonómicos, en las cámaras de comercio, en las asociaciones gremiales… Y también en medios especializados, que suelen tener información comercial fiable. Todo ello te dará una idea de las oportunidades que te brinda el entorno en el que quieres monta tu tienda online.

#3 – Valora a tus competidores

Lista a tu competencia y síguele la pista de cerca. Porque te interesa enterarte de qué hacen y cómo lo hacen. Así que es el momento de estudiarles al dedillo. Es decir, de hacer benchmarking. No lo dudes: analiza y valora los siguientes parámetros:

  • ¿Cuál es su posicionamiento como marca?
  • ¿En qué consiste su catálogo de productos o servicios?
  • ¿Con qué precios trabajan?
  • Aspectos logísticos: gastos de envío, plazos de entrega, devoluciones
  • ¿Ofrecen atención al cliente? ¿En qué consiste?
  • ¿Cuáles son acciones de marketing realizan?
  • ¿Qué plataforma de eCommerce utilizan y por qué?
  • ¿Cuál es su política de aprovisionamiento? ¿Compran stock o hacen dropshipping?
  • ¿Están presentes en redes sociales? ¿Qué hacen en ellas?
  • ¿Segmentan bien a sus públicos y los atacan vía email marketing?

Todo ello te ayudará a situar a cada competidor en el mapa y a reconocer cuál es el lugar que queda vacío o menos transitado. Y con toda probabilidad en esos “puntos ciegos” se escondan las mejores oportunidades y un lugar para ti.

Definición del nicho de mercado

Tras realizar esa breve investigación de mercado, podrás definir el nicho en el que quieres operar. Ten en cuenta que, como pequeño emprendedor online, tienes más probabilidades de tener éxito si te centras en un mercado específico.

Sin embargo, ten en cuenta también que, si ese nicho es demasiado pequeño, quizá el negocio generado no sea suficiente para vivir de él. Lógicamente, hay que encontrar el equilibrio, porque al final te interesa tener entre manos un negocio rentable.

Y sobre todo, tienes que ser realista desde el principio. Tenlo claro: un eCommerce genera muchos gastos de captación y posicionamiento, sobre todo en sus inicios. Además, si tu nicho es demasiado específico, a la larga puedes encontrarte con un techo de cristal en el crecimiento de tu negocio.

Definición del tipo de eCommerce

Llegados a este punto, podrás definir mejor qué tipo de eCommerce va a ser el tuyo. Si recuerdas, hace unos días repasábamos los principales tipos de eCommerce que hay. Pero por si no leíste el post, te los recordamos:

  • B2B: comercio entre empresas
  • B2C: comercio entre empresa y consumidor particular
  • C2C: comercio entre consumidores
  • B2E: comercio entre empresas y sus propios empleados
  • G2C: transacciones entre instituciones gubernamentales y consumidores o ciudadanos

Testeo del público

Un paso crucial al montar una tienda online es testear al público.

Iniciar un eCommerce es una decisión mayor. Por eso te interesa estar seguro de que vas a contar con un público lo suficientemente amplio como para arriesgarte. Para saber si tus datos de mercado, intuiciones e ideas pueden llegar a buen puerto, prueba a ofrecerle a ese público un sneak peek de tu futura tienda online.

¿Cómo? La mejor manera de crear comunidad previa al lanzamiento de un negocio online es hacerlo mediante un blog. Aunque también puedes hacerlo creando un grupo de Facebook, una cuenta de Instagram, un foro…

Ofrece a tu público potencial contenido de calidad relacionado con tu futura actividad y valora la respuesta que obtienes. Si eres capaz de generar una base de fans alrededor de tu marca antes de intentar venderles algo, tendrás mucho ganado.

Con esto ya puedes decir que has empezado a montar tu tienda online. En unos días compartiremos contigo nuevos aspectos a tener en cuenta en la aventura de emprender.

Repasa todo lo que te hace falta para montar una tienda online aquí:

Imágenes | Fotolia.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Los usuarios que leyeron este post, también visitaron:

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *