¿Qué es el bounce rate o tasa de rebote?

El bounce rate o tasa de rebote es una métrica que nos permite saber qué porcentaje de nuestros visitantes ha abandonado nuestra web tras haber interactuado muy poco con ella y sin haber realizado ninguna otra acción.

Es decir, el porcentaje de usuarios que, al visitar nuestra web, no han ido más allá de la home. Y por supuesto no han interactuado con ningún enlace que les hubiera permitido visitar otras páginas del site.

Si una web tiene un bounce rate o porcentaje de rebote alto, eso nos indica que esa web puede estar teniendo un problema de relevancia o de calidad del contenido. O bien está mostrando al usuario un contenido pobre y poco interesante, o bien le muestra un contenido que no es relevante en relación a su término de búsqueda.

También puede ser indicativo de que hay algún problema técnico, de usabilidad o de diseño en la web que está haciendo que los usuarios abandonen antes de tener una experiencia completa del site.

¿Qué problemas de interpretación presenta el bounce rate?

El principal problema que presenta el bounce rate es que es un dato que no puede valorarse solo. Para que realmente sea indicativo de un problema, tiene que haberse cruzado previamente con la métrica del tiempo de permanencia. Y el resultado tiene que haber sido inversamente proporcional. Es decir, hay un problema de rebote cuando la tasa de rebote es alta y el tiempo de permanencia es bajo.

Si tenemos una tasa de rebote alta y un tiempo de permanencia también alto, eso significa que hay engagement. Por lo tanto, los datos de rebote obtenidos no son fiables al 100%.

Hay que tener en cuenta que Google considera como “rebotado” a cualquier usuario que no pase de la home page al visitar un site. Pero no tiene en cuenta el tiempo de permanencia. Es posible que un usuario no vaya más allá de la home porque en ella ya haya encontrado lo que busca. Pero a ojos de Google eso seguiría considerándose rebote.

Así pues, a la hora de valorar tu bounce rate o porcentaje de rebote, siempre tienes que tener en cuenta el tiempo de permanencia. Eso te dará una idea realista del nivel de engagement real generado por tu site.

Cómo contrarrestar un bounce rate alto

Si llegas a la conclusión de que tienes un problema de rebote en tu web, deberás revisar una serie de parámetros. Estos parámetros son los siguientes:

#1 – Contenido

Tienes que asegurarte de que tu contenido es relevante, aporta valor a tus usuarios e invita a pasar a la acción. Y también que es un contenido original y de calidad, que no está copiado de otros sitios y que está bien redactado. Es decir, que se comprende y no presenta faltas de ortografía ni de expresión.

#2 – Usabilidad

Una vez comprobado que tu contenido es Top, debes revisar la organización de tu web. ¿Es fácil encontrar los contenidos que cualquier usuario puede buscando? ¿Es fácil acceder a las distintas categorías? ¿Se entiende intuitivamente cómo se navega por tu web?

Si tu respuesta es “no” a alguna de estas cuestiones, puedes estar teniendo un problema de usabilidad o de arquitectura de la información. Intenta categorizar mejor tus contenidos o de una manera más intuitiva. Y trata de que la propia web le diga el usuario cómo navegar por ella.

#3 – Aspectos técnicos

Entre los grandes causantes del incremento del bounce rate están los aspectos técnicos. El hecho de que una web no funcione correctamente es una de las cosas que mayor frustración le causan al usuario. Y los usuarios suelen tener poca paciencia con las webs que no responden. En lugar de tratar de buscar una solución, directamente se marchan.

Haz un test de toda tu web y prueba cada uno de los procesos. No sólo los relacionados con la navegación del site, sino también con la compleción de tareas, como registrarse o suscribirse al newsletter. Es posible que tus usuarios deseen realizar estas tareas en la home y no lo consigan y por eso abandonen.

#4 – Velocidad de carga

Si una web no carga rápido, tienes la excusa perfecta para que el usuario la abandone. Comprueba que tus servidores están preparados para recibir el volumen de visitas que recibe tu web. Y también para dar cabida a todos sus contenidos. Si tu espacio de hosting es justo, tu web irá lenta. Tus usuarios te abandonarán porque la página no cargará y, en consecuencia, tu tasa de rebote irá en aumento.

#5 – Recursos visuales

A veces, el engagement es cuestión de poner los medios adecuados.

Está comprobado que el hecho de utilizar en la home elementos visuales como fotos o vídeos aumenta el tiempo de permanencia. Y por tanto también el engagement, dejando en segundo término el bounce rate.

Es una manera de enriquecer tu contenido con algo que atrape la atención de los usuarios y les dé motivos para seguir navegando por el site. Este tipo de elementos, sobre todo los vídeos, pueden ser muy útiles también para explicar qué hace tu empresa o cómo navegar por la web.

Reducir tu porcentaje de rebote está en tu mano. Sólo tienes que saber reconocerlo, interpretarlo y seguir estos consejos para contrarrestarlo.

Imágenes | Fotolia, Unsplash.

Los usuarios que leyeron este post, también visitaron:

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *